Reconstrucción de CDMX tras sismos lleva 16% de avance en 4 años

Reconstrucción de CDMX tras sismos lleva 16% de avance en 4 años

Damnificados Unidos se fundó el 18 de noviembre de 2017 como un colectivo de afectados, el paso necesario del proceso que transitaron decenas de familias ante la evidente lentitud de la respuesta oficial, tras apenas dos meses después del temblor del 19 de septiembre de 2017, que cambió sus vidas.

A 48 meses de ese día, según los datos que la organización de afectados tomó del portal de rendición pública del proceso de reconstrucción, menos del 20% de los 25,709 inmuebles que se habían censado hasta el 19 de febrero de 2019, han sido reparados.

Por otra parte, señalaron que analizando en detalle el padrón público, recientemente fueron agregados otros 7,148 inmuebles al mismo, agrandando su base total y achicando así el porcentaje del avance del proceso, que se sitúa en 16% completado.

Por otra parte, señalaron que no conocen el motivo por el cual unos 19,000 inmuebles han sido «rasurados» —según sus términos— es decir, eliminados de la cuenta original de inmuebles afectados tras el sismo del 19 de septiembre de 2017.

«El fracaso no se restringe al bajísimo índice de viviendas rehabilitadas o reconstruidas. La política de corte neoliberal en materia de reconstrucción delineada por el Gobierno de entonces y continuada por el actual, es un fracaso respecto al resarcimiento de los derechos humanos de las víctimas, y de las damnificadas y damnificados», señalaron en un acto público durante la jornada.

Sin Justicia para las víctimas

Además de la inseguridad en que se mantienen decenas de vecinos de las colonias el Molino, La Palma, La Plaza y Cananea de Iztapalapa, que por no tener escrituras no saben cuándo ni cómo recibirán su indemnización o reubicación, y de los retrasos señalados más arriba, tampoco ha habido ningún avance en la Justicia respecto de las muertes ocurridas tras el sismo.

Según el análisis de los afectados, es necesario diferenciar que «los sismos son naturales, pero los desastres no, éstos se construyen socialmente con la omisión del Estado» tanto en la falta de prevención, como en la garantía del pleno goce de los derechos de los habitantes. En el caso del sismo, señalan, no hay ninguna persona responsabilizada por las muertes ocurridas.

Dos de esas víctimas fueron Teresa Lira y su hija María Elena Sánchez Lira, que fallecieron trabajando en el edificio de Bolívar #168, para una empresa de importación de productos asiáticos, cuya muerte violenta sigue sin tener justicia en el proceso abierto a impulso de sus deudos.

Fernando Sánchez Lira —hijo y hermano— junto a su cuñado, Arturo Gómez —esposo de la fallecida María Elena— recordaron que hay múltiples irregularidades respecto de los permisos y construcción del predio, al punto que tampoco saben quién mandó a tapiar el predio como lo hallaron en la conmemoración.

«Es penoso que aún con la evidencia de irregularidad que el edificio tenía, que se puso en riesgo a la gente, no importando nada más que su beneficio económico, no se haya procedido penalmente», dijo a Sputnik, Fernando Sánchez, en referencia a la investigación que la propia familia ha llevado a cabo respecto al trasfondo irregular que tenía el predio.

Mencionó que mantienen la expectativa de que la Fiscalía General de la República (FGR) pueda atraer el caso a su égida, para darle agilidad a la investigación judicial que deslinde responsabilidades respecto a lo sucedido en el edificio de Bolívar 168, conocido como «Chimalpopoca», según el nombre de la calle con la que hace esquina.

«Hacemos un llamado a que las autoridades nos puedan ayudar a resolver esto, son cuatro años dolorosos en los que no hemos podido dar vuelta a la página en muchos aspectos, sobre todo emocionales, para poder llevar una vida más tranquila», concluyó el deudo.

Con información de Sputnik

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *