¿Qué pasa con la vacuna Patria que produce México contra el COVID-19?

¿Qué pasa con la vacuna Patria que produce México contra el COVID-19?

El gobierno federal de México aprobó recientemente el ejercicio de 180 millones de pesos para respaldar la investigación y desarrollo de la llamada vacuna Patria contra el COVID-19, pero ¿qué pasa con el desarrollo de este antígeno?

La consolidación de este recurso para contener el coronavirus es coordinada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en un modelo mixto con recursos privados y públicos, explicó el organismo en abril de 2021.

A su cargo está el laboratorio mexicano Avimex, luego de que Conacyt lanzara una convocatoria a la comunidad científica en 2020 y al sector productivo para que presentaran propuestas de desarrollo de vacunas contra el coronavirus.

«México fue soberano en producción de vacunas hasta 1999, pero el abandono histórico de los sistemas de salud pública y las políticas de dependencia científica y tecnológica provocaron que, ante la emergencia sanitaria por COVID-19, México tuviera que importar lotes millonarios de vacunas», advirtió el Conacyt entonces.

«Enfrentando los vaivenes y disponibilidad del mercado farmacéutico internacional», agregó el organismo académico y de investigación.

En abril de 2021, Conacyt aseguró que el antígeno podría estar listo para fines de este año, sin que hasta ahora el gobierno federal haya confirmado esta posibilidad, si bien el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró en la conferencia matutina de este 14 de octubre que la investigación avanza.

Tampoco detalló si se ha alcanzado ya la fase tres de investigación del biológico, si bien en el plan original presentado en abril se perfilaba superarla entre agosto y octubre del año en curso.

Si se alcanza el objetivo primordial de la vacuna, apuntó Conacyt, México podría ahorrar hasta 800% en costos de adquisición de antígenos en comparación con los que se adquieren al extranjero.

Los estudios preclínicos de la vacuna Patria contemplaron su aplicación en ratones y buscan convertirla en una alternativa flexible ante nuevas variaciones del virus que produjo la pandemia en 2020.

El gobierno aportó a través de Conacyt 135 millones de pesos para la investigación, mientras que la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid) contribuyó con 15 millones adicionales, para un total de 150 millones de pesos.

No obstante, el presidente señaló que se aprobaron 180 millones de pesos para respaldar la investigación.

Además de la vacuna Patria, este octubre el Conacyt informó que desarrolla también un antígeno que permita la formación de anticuerpos contra la chikungunya, con desempeños favorables durante seis meses en el 100% de participantes voluntarios, con edades que oscilan entre los 18 y los 50 años.

Esta enfermedad, transmitida mediante piquete de mosquito, es un problema de salud pública en México desde 2014, admitió el Consejo.

con información de Sputnik

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *