En México 2.5 millones de personas padecen psoriasis, enfermedad inflamatoria y sistémica de origen desconocido y sin cura que afecta principalmente la piel y las articulaciones, refirieron especialistas dermatólogas a propósito del Día Mundial de la Psoriasis que se conmemora el 29 de octubre.

Durante la conferencia “Impacto de la psoriasis en México”, señalaron que el 90 por ciento de los casos se manifiesta a través de lesiones visibles en la piel de aspecto rojizo y con placas de escamas, situación que genera gran impacto psicológico en los pacientes, quienes experimentan sentimientos de vergüenza, depresión, deterioro de la autoestima y rechazo social.

“Es muy traumático, ojalá la gente haga conciencia de que no es contagioso porque, de veras, no se nos acercan, te ven feo, no te dan la mano”, comentó entre sollozos Ruth Bertelli, paciente que hace poco logró controlar su problema de psoriasis con acompañamiento y tratamiento médico adecuado.

Al compartir su testimonio refirió que, aunque desde los nueve años de edad sufre esta enfermedad, fue diagnosticada hasta los 27, en tanto sus papás recurrieron a todo, inclusive a bañarla con creolina, y agregó que “la gente no te trata igual cuando tienes toda la enfermedad a la vista”.

La vicepresidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología, Rossana Janina Llergo Valdez, consideró que los sistemas de salud pública en el país tienen excelentes dermatólogos que pueden tratar adecuadamente a los pacientes con psoriasis.

Sin embargo, señaló que es común que los médicos del primer nivel demoren en referirlos con el especialista, lo que a su vez dilata el diagnóstico e inicio del tratamiento.

La jefa del Departamento de Dermatología del Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos” del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, Lorena Guadalupe Estrada Aguilar, comentó que en México las personas con psoriasis tardan en promedio ocho años en ser diagnosticadas, tiempo que en algunos casos se prolonga hasta dos o tres décadas.

Explicó que esto es así porque aunque todos los médicos saben de esta enfermedad, pues está incluida en el plan curricular de la carrera de Medicina, se puede confundir con muchos otros padecimientos, por ejemplo con caspa, sobre todo en las fases iniciales.

La especialista opinó que los aproximadamente dos mil 500 dermatólogos que hay en el país son suficientes para atender a los pacientes con enfermedades de la piel, el problema es que están mal distribuidos dado que la mayoría se concentra en las principales ciudades y hay muy pocos en las áreas rurales.

Explicó que la psoriasis no es solo una enfermedad de la piel, sino que impacta otras áreas de la salud, incrementando el riesgo de presentar síndrome metabólico, hipertensión arterial sistémica y diabetes tipo 2, por lo que requiere diagnóstico y tratamiento temprano, a partir de una estrategia de atención integral.

Con información de Notimex