METODOLOGÍA DE LA IMPUNIDAD

METODOLOGÍA DE LA IMPUNIDAD

Honestamente ya no sabe uno que pensar en el caso del Auditor Superior, David Colmenares y su trabajo al frente del organismo, que en un primer momento acusa de un sobrecosto de 232 por ciento de la cancelación del aeropuerto de Texcoco para posteriormente, ante el reclamo del presidente López Obrador, recular y decir que se equivocaron ante “inconsistencia en la metodología” de los fiscalizadores, y ser exhibidos por el secretario de hacienda, Arturo Herrera, quien advirtió que la ASF cometió traspiés u omisiones en el 75% del informe presentado “cometió errores básicos de contabilidad” y que en el reporte “no se utilizaron criterios elementales financieros y contables”, o sea, tenemos un órgano fiscalizador que no tiene los perfiles adecuados para la importante labor que desempeña.

En teoría, según lo establece la Ley en la materia, “La misión de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) es fiscalizar la Cuenta Pública mediante auditorías que se efectúan a los tres Poderes de la Unión, a los órganos constitucionalmente autónomos, a las entidades federativas y municipios del país, así como a todo ente que ejerza recursos públicos federales”.

Por otra parte, no se puede descartar que hubiera presión de Palacio Nacional, y que no solo se acusó de los recursos en el aeropuerto de Texcoco, también en el programa “Jóvenes construyendo el futuro” y a la secretaria de la función pública, Irma Eréndira Sandoval de obstaculizar los trabajos de la ASEF, lo que se debe investigar para deslindar responsabilidades.

Resulta lamentable que los mexicanos no tengamos la certeza de que nuestros recursos sean bien utilizados, este caso sienta un precedente para que, de no tomar las medidas necesarias, la ASEF quede fuera de los intereses políticos y darle credibilidad a su trabajo, ya que tranquilamente cualquier instancia que maneje recursos públicos pueda recurrir al argumento de “golpeteo político” para justificar el mal uso del dinero de los ciudadanos. El Congreso debe ir a fondo y darnos una explicación detallada de quien realmente miente. Por lo pronto, el auditor Colmenares debe ser separado.

¿Ante esto podemos decir que la “Estafa Maestra” también fue un error metodológico y por eso no hay nadie preso? Sin contar con tantos casos de impunidad por corrupción que son tan comunes en este país y que hoy gozan de una excusa perfecta para no ser sancionados. Me dueles México.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *