LA IRREALIZABLE 4T

LA IRREALIZABLE 4T

Dos años se cumplen del inicio de la administración autonombrada “Cuarta Transformación”, esa prometía un cambio radical y profundo en las estructuras del país, donde el bienestar alcanzara a todos, se eliminará la corrupción y la bonanza se lograría a través de un gobierno transparente, eficiente y sobre todo, honesto.

Hoy la realidad es diferente. Dos voces nos hacen reflexionar acerca de los alcances en un contexto marcado por la pandemia mundial del Covid-19 y que ha encontrado en México un caldo de cultivo propicio para esparcirse sin freno. La primera; el mal manejo de esta crisis sanitaria llama la atención de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, en voz de su director, pide a nuestro país “tomarse en serio” la situación que priva al respecto, al advertir que nos encontramos en una situación grave “Cuando suben los casos y también las muertes es un problema muy serio y pediríamos a México que sea serio. Esperamos que todos los líderes den ejemplo”, expresó Tedros Adhanom, su titular.

Al mismo tiempo, el director ejecutivo del organismo, Michael Ryan, dijo a todos los líderes del mundo la importancia de ser un modelo para usar el cubrebocas como medida de protección. “La gente requiere comunicación muy clara. Si lo que ven en un cartel, no lo cumplen las autoridades hay confusión”, agregó.

¿Cuál fue la respuesta de nuestras autoridades al llamado de la OMS? Lo de siempre, ante la crítica, salirse por la tangente. Hugo López Gatell le avienta la bolita a la sociedad y a los medios, acusando que lo señalado por los especialistas de la OMS está fuera de contexto. Nada más le faltó acusarla de conservadora, fifi y enemiga de la 4T.

La segunda voz crítica, el diputado Porfirio Muñoz Ledo, sostiene que la 4T no se ve, a pesar de la fe y esperanza de los votantes de AMLO y es contundente al señalar que, “Los problemas que tiene el país exigen la primacía de la razón no de la arbitrariedad, porque si no, no vamos a salir. La primacía de la razón significa que si tú reacomodas el gasto público tiene que ser por una reforma cuidadosa. Para reformar al Estado tú no amputas esto, dices todos los fideicomisos fuera, todos, no, sino que analizas, adelgazas, no amputas”, comentó al semanario Proceso.

Lo cierto es que la pandemia del Covid-19 cayó como anillo al dedo para probar la eficiencia de una administración que se decía diferente, sin embargo, el mal manejo, ha marcado a la 4T como más de lo mismo, un gobierno que dista mucho de concluir su periodo dejando un México al nivel de países como Dinamarca, como se había prometido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *