La decisión de Alfaro en el IPEJAL

La decisión de Alfaro en el IPEJAL

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

Un dilema como Gobernador de Jalisco enfrenta Enrique Alfaro, que es tener que tomar decisiones sobre el presente y futuro del Instituto de Pensiones del Estado, del que dependen 150 mil familias jaliscienses y que tiene un impacto en cerca de medio millón de personas, considerando los familiares de los pensionados, jubilados y trabajadores en activo.

El tema tiene que ver con el trabajo que viene realizando la actual directiva del instituto, encabezada por su Director General Iván Argüelles al que a juzgar por la situación que viven los 38 mil pensionados en materia de servicios médicos deficientes y desabasto de medicinas.

Todo parece indicar que existe un desorden administrativo que puede generar una crisis en Pensiones del Estado a corto plazo si no se toman las medidas que la situación exige, toda vez que su actual director general parece que no puede con la operación de este organismo.

AQUEL COMPROMISO DE ALFARO

En la edición de hoy de nuestro semanario se recuerda aquel compromiso que asumió el Gobernador Enrique Alfaro el 27 de julio del 2019 de que arreglaría Pensiones para que funcione bien. El Gobernador así lo dijo: “Por primera vez, vamos a lograr que lo que está sucediendo en Pensiones y lo que va a suceder, va a ser un asunto que vamos a platicar de frente con los trabajadores, no se van a tomar las decisiones nada más en un pequeño comité a espaldas de quienes aportan con su trabajo”.

Y fue ese día en el que el Gobernador Alfaro anunció la creación del Comité de Vigilancia, Transparencia y Rendición de Cuentas del IPEJAL, mismo que oficialmente se integraría el 21 de octubre de 2019, o sea ha transcurrido poco más de un año de su instalación y que tendría como función la transparencia y rendición de cuentas a los trabajadores, conforme así lo determinó el propio Alfaro.

Este Comité de Vigilancia está integrado por los representantes de cuatro federaciones, la asociación de pensionados y jubilados, al igual que una representación del Gobierno.

Se dijo que el Comité de Vigilancia, Transparencia y Rendición de Cuentas tendría acceso a toda la información, que ya no se ocultaría para que los trabajadores tengan las puertas abiertas y las cuentas abiertas de ese fondo de decenas de miles de millones de pesos que es de los trabajadores.

La dirigente de la Federación Democrática de los Trabajadores de Jalisco, Martha Elia Naranjo sería la primer presidenta del Comité de Vigilancia, Transparencia y Rendición de Cuentas al ser electa por un periodo de tres años. Ha pasado un año y la frustración se apodera de este Comité cuando aquel compromiso del Gobernador Alfaro de transparentar la información de IPEJAL no se ha hecho realidad, ya que los diversos representantes de Comisiones de este Comité lo que han encontrado son candados que les impiden tener acceso a esta información.

La información que fueron solicitando a las diversas direcciones y departamentos de IPEJAL se las han dado a cuenta gotas, incompleta y escueta, conforme lo denuncia Matha Elia Naranjo en entrevista que se publica en esta edición de Conciencia. “Cuando nosotros tomamos esta responsabilidad por sentido común lo que quisimos hacer es saber dónde estábamos parados, poder tener un diagnóstico un poco más claro y más certero”.

El asunto es que la gente de Ivan Argüelles no soltó prenda, como si se tratara información de seguridad nacional, en tanto los problemas de la dependencia en vez de resolverse tienden a agudizarse, como sucede con el tema del abastecimiento de medicamentos, que a más de 20 meses de estar al frente del instituto no lo han podido resolver y la culpa se la están dirigiendo al Comité de Adquisiciones, integrado por representantes de los organismos privados que se convierten en juez y parte, lo cual si se quiere combatir la corrupción de fondo habría que sacar a los empresarios de estos comités de compra, quienes tienen la oportunidad y condiciones para servirse.

LA PREOCUPACIÓN DEL GOBERNADOR

La presidenta del Comité de Vigilancia aunque se resiste a señalarlo expresamente, señala entre líneas que la mala administración que enfrenta Ipejal es por falta de voluntad de su Director General y tal vez también de capacidad ya que le falta preparación, además de carecer de sensibilidad.

El tema ha llegado al Gobernador Alfaro, quien seguramente está preocupado por lo que está pasando en el IPEJAL y ha dejado en manos del Secretario General de Gobierno, Enrique Ibarra, revisar el problema que se vive con Iván Argüelles y que no sorprenda que el Ejecutivo tenga que hacer movimientos para evitar que Pensiones del Estado se convierta en un problema financiero de mayor proporción, derivado del error de haber puesto al frente de Pensiones a un político en lugar de un financiero administrador.

Creo que el Gobernador Alfaro no valoró en su momento la importancia de IPEJAL, ni lo complejo que es administrar un organismo de esta magnitud que ofrece servicios a 150 mil personas con sus familias. Las decisiones que tome tendrán que ser rápidas antes de que la máquina se desviele y le reviente a él dicho problema, porque finalmente los perfiles él los palomea.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *