Los casos registrados por hepatitis A en México presentaron un incremento de 4.8 por ciento, al pasar de siete mil 731 en 2016 a ocho mil 109 esteaño, de acuerdo con datos de la Dirección General de Epidemiología.

La mayor incidencia de casos, y por lo tanto el mayor aumento, fue en los niños de cinco a nueve años, donde se registró un incremento de nueve por ciento al pasar de dos mil 525 casos en 2016 a dos mil 753el año pasado.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la hepatitis A es el tipo más común de hepatitis en los niños, la cual se contrae por entrar en contacto con la sangre o heces de una persona con dicha enfermedad y por comer alimentos contaminados con el virus (las frutas, verduras, mariscos, hielo y agua son las fuentes más comunes).

Así como por ser levantados o cargados por alguien que porte la enfermedad que no se haya lavado las manos luego de usar el baño, o por viajar a otro país sin haber recibido la vacuna contra la hepatitis.

Según la enciclopedia médica, la mayoría de los niños de seis años y menores no presentan sintomatología, lo que facilita la propagación de dicha enfermedad; de presentarse, entre los síntomas más comunes está la orina de color oscuro, cansancio, fiebre, náuseas, vómito, dolor abdominal, piel y ojos de color amarillo, entre otros.

Si bien el sistema inmunitario de los niños combate el virus de la hepatitis A y éste desaparece del cuerpo de los niños luego de que la infección desaparece, las posibles complicaciones podrían ser daño hepático o cirrosis hepática.

Los casos de hepatitis B, virus con mayor incidencia en personas de 24 a 44 años registrados en México, disminuyeron 10.35 por ciento de 2016 a 2018, así como los del virus tipo C, los cuales presentaron un decremento de seis por ciento durante el mismo periodo.

Con Información de Notimex