El liderazgo mexicano en la CELAC: ¿éxito o fracaso?

El liderazgo mexicano en la CELAC: ¿éxito o fracaso?

La cumbre de la CELAC en México culminó con «pequeños avances y muchas diferencias» aunque aun así «es difícil decir que fue un fracaso», dijo a Sputnik la politóloga mexicana Ana Vanessa Cárdenas. Para la experta, López Obrador consiguió mostrarse como un posible líder regional, pero sintió la ausencia de Alberto Fernández.

Cárdenas recordó que la política exterior no es uno de los pilares de la gestión del mandatario, que solo salió de su país para visitar al estadounidense Donald Trump en 2020 y había tenido en el ofrecimiento de asilo a Evo Morales tras el golpe de Estado en Bolivia de 2019 uno de sus pocos gestos hacia Suramérica.

«Finalmente, hoy se ven acciones claras; un giro de la política exterior planteado al asumir un liderazgo en América Latina que había sido esquivo durante varios años», reflexionó la analista, que recordó desde su asunción en 2018, el mandatario mexicano «fue visto como un referente por las izquierdas latinoamericanas, que estaban muy desgastadas».

Cárdenas consideró que el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, ha sido una figura clave para convencer a AMLO de tomar el liderazgo latinoamericano, bajo el entendido de que puede haber un nuevo «giro a la izquierda» en la región que reposicione a la CELAC, creada en tiempos en que coincidían líderes como el venezolano Hugo Chávez, el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva y la argentina Cristina Fernández, entre otros líderes progresistas latinoamericanos.

La analista señaló que, más allá de su voluntad de liderar la región, México se quedó en la cumbre de la CELAC sin el respaldo de su principal socio en el proceso de relanzamiento del bloque: la Argentina de Alberto Fernández. La ausencia del mandatario debido a la crisis política interna desatada tras las primarias legislativas del 12 de septiembre y la súbita remoción del canciller Felipe Solá cuando se dirigía a México, limitaron la fuerza que el país sudamericano, que será el próximo presidente pro tempore del bloque, tuvo en la reunión.

Para Cárdenas, México «sintió esa pérdida» motivada por la ausencia de Fernández, no solo en la agenda a tratar, sino en el manejo de las divisiones internas entre los gobiernos en torno a temas como la relación con la Organización de Estados Americanos (OEA) y la situación política en países como Cuba, Venezuela o Nicaragua.
OEA vs. CELAC: ¿una falsa dicotomía?
Uno de los puntos que dividió a los países durante la cumbre fue la forma de conjugar un relanzamiento de la CELAC como organismo de integración con la participación de los mismos estados en la OEA, una plataforma que según varios gobiernos quedó deslegitimada a partir de la gestión del uruguayo Luis Almagro e intervenciones como la que tuvo en Bolivia en 2019.

«Los discursos de los mandatarios y otros representantes se convirtieron en un posicionamiento en torno a si queremos a la OEA o no nos gusta la OEA, si estamos de acuerdo con incluir a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela o las violaciones a derechos humanos en Nicaragua, Venezuela o Cuba, posicionamientos claros de izquierda y de derecha», repasó la analista.

Cárdenas sostuvo que, a pesar del rechazo a la OEA por parte de algunos países, desde México «se ha suavizado la idea de romper completamente con la OEA» ante la negativa de AMLO de tener un mal relacionamiento con EEUU, país con el que los mexicanos avanzan en diálogos por temas migratorios y de seguridad regional.

Una de las razones, señaló la analista, es lo difícil que puede resultar para la CELAC funcionar sin el apoyo económico de países como EEUU, Canadá y Brasil (ausente del organismo desde 2020). La otra, apuntó, es el desafío de conformar un organismo similar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en caso de que se resuelva abandonar la OEA.

La analista mexicana subrayó, de todas maneras, que la instancia dejó algunos puntos a favor como la posibilidad de «tener reunidos a los presidentes de América Latina y a sus cancilleres, con sus ideologías tan disímiles y diversas».

Asimismo, elogió algunos acuerdos puntuales, como los avances en fondos especiales para atender desastres naturales y acuerdos para la compra y distribución de vacunas en la región.

«Quizás el fracaso es que no se logró un punto común y las diferencias ideológicas terminaron superando a los acuerdos», enfatizó.

Por Sergio Pintado

con información de Sputnik

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *