1 de Mayo en América Latina: los trabajadores entre las calles y las redes

1 de Mayo en América Latina: los trabajadores entre las calles y las redes

El Día de los Trabajadores vuelve a caer en plena pandemia de COVID-19 y los sindicatos de América Latina se debatieron entre manifestarse a través de las redes y salir a las calles de todos modos. En Perú, Panamá, Ecuador y Uruguay, los sindicatos prefirieron movilizarse con medidas sanitarias.

Por segundo año consecutivo, el 1 de Mayo encuentra a los trabajadores latinoamericanos bajo restricciones de movilidad debido a la pandemia de COVID-19. En ese contexto, las centrales sindicales de América Latina se dividieron entre las que buscaron vías alternativas para manifestarse y las que, ante las urgencias económicas de los asalariados, convocaron a movilizaciones bajo protocolos sanitarios.

Día de los Trabajadores 2021: ¿Cómo se movilizan en ocho países de América Latina?

La Confederación de Trabajadores de México (CTM) es una de las grandes organizaciones sindicales latinoamericanas que prefirió dejar de lado las concentraciones en la calle durante este 1 de Mayo. A través de un comunicado, la organización manifestó su decisión de «recomendar la no realización de actividades» durante la jornada, «con el fin de salvaguardar la salud y seguridad» de los trabajadores.

En contrapartida, la central sindical advirtió que buscará destacar «en redes sociales, medios impresos y otras formas de comunicación» un mensaje sobre «la importancia y el significado de las luchas obreras de hoy y siempre, alrededor de este día tan significativo».

En Chile y Ecuador, por ejemplo, las centrales sindicales buscaron movilizarse el viernes 30 de abril para dar mayor visibilidad a las reivindicaciones. La Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE) se movilizó en la ciudad de Quito en una «jornada de resistencia y demanda» contra la suba de precios, la corrupción y las privatizaciones.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Chile optó por evitar las aglomeraciones en la calle y convocó a manifestarse con banderazos, cacerolazos, paralización de labores o «desconexión del trabajo». Los trabajadores chilenos reclaman un salario mínimo de 500 mil pesos chilenos (unos 700 dólares) y una renta básica universal para el 80% de la población.

Los trabajadores peruanos sí saldrán a la calle el sábado 1° de Mayo. Lo harán en la Plaza Dos de Mayo de la ciudad de Lima. «¡Ni explotación ni corrupción! ¡Nueva Constitución para desarrollo nacional y trabajo digno!», reza la convocatoria.

La Confederación de Trabajadores de la República de Panamá, por su parte, convoca a concentrarse en el Parque Porras de la Ciudad de Panamá para luego marchar hacia la Plaza 5 de Mayo, con el rechazo a la reforma a la Caja de Seguro Social promovida por el Gobierno. La convocatoria pone en énfasis en que los asistentes asistan con mascarillas y cumplan con el distanciamiento y el uso de alcohol en gel.

El PIT-CNT, la central sindical uruguaya, también decidió salir a la calle a pesar de la pandemia. En lugar del tradicional acto en la Plaza Mártires de Chicago de Montevideo, la organización promoverá concentraciones pequeñas en varios puntos de la capital y del país. La actividad central de esos puestos será la recolección de firmas contra la Ley de Urgente Consideración, una extensa ley promovida por el Gobierno y que es rechazada por los sindicatos.

En forma paralela, los sindicatos uruguayos invitan a los trabajadores a «intervenir» sus vehículos y casas con alusiones al Día de los Trabajadores y utilizar en las redes el hashtag #1demayoUY.

Las que optaron de lleno por lo virtual fueron las centrales de trabajadores de Brasil. Por segundo año consecutivo, las centrales se reunirán para un evento virtual que, además de contar con la presencia de los expresidentes Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff y artistas como Chico Buarque. Las centrales brasileñas remarcan su voluntad de iniciar un diálogo con los sectores políticos «con el objetivo de preservar la vida». De todos modos, el presidente Jair Bolsonaro es el principal destinatario de los reclamos de los trabajadores brasileños.

Todo lo contrario ocurrirá en Bolivia, donde la Confederación Obrera de Bolivia (COB) invitó especialmente al presidente Luis Arce al acto central por el Día de los Trabajadores que tendrá lugar en Santa Cruz de la Sierra. El acto se dará a pocas horas de que el Gobierno de Bolivia y la central sindical acordaran un incremento del 2% al salario mínimo.

Con información de Sputnik

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *